lunes, 16 de marzo de 2009

Obama habla a las pymes y gestiona su enfado correctamente




Barack Obama habla hoy sobre las medidas que va a llevar a cabo para apoyar a las pymes, proporcionándoles especiales líneas de crédito. Como él mismo ha indicado, lo que ahora se va a hacer es sólo un primer paso para ayudar a las pymes pero se harán más cosas.

Antes de comenzar su discurso, Obama ha querido explicar que ha encargado al secretario del Tesoro, Timothy Geithner, que trate de evitar, a través de cualquier medio legal, el reparto de bonus por valor de 165 millones de dólares que la empresa A.I.G, ayudada por el gobierno americano, quiere hacer entre sus ejecutivos. Ya en otras ocasiones el presidente de EEUU ha dicho que era una vergüenza que empresas que se han visto afectadas por la crisis y están recibiendo dinero del gobierno, repartan dinero a sus ejecutivos como primas ante la situación de los ciudadanos de a pie.

Como anécdota del discurso, en un momento dado Obama ha tosido, por lo que ha tenido que pedir disculpas, lo que ha aprovechado para bromear con la audiencia diciendo: "Casi me ahogo del enfado", en alusión al tema de las primas de A.I.G. Una vez más, demuestra la naturalidad propia de un orador que ante una eventualidad se disculpa y continúa hablando sin mayor problema, y la gestión de su enfado de manera correcta. Y uno de los recursos que ha empleado es el uso de pequeñas historias de empresarios presentes en el acto que han servido como ejemplo del trabajo que realizan las pymes en Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada