lunes, 21 de enero de 2013

Discurso de Barack Obama en su 2ª investidura

"Vice President Biden, Mr. Chief Justice, Members of the United States Congress, distinguished guests, and fellow citizens:
Each time we gather to inaugurate a president, we bear witness to the enduring strength of our Constitution. We affirm the promise of our democracy. We recall that what binds this nation together is not the colors of our skin or the tenets of our faith or the origins of our names. What makes us exceptional – what makes us American – is our allegiance to an idea, articulated in a declaration made more than two centuries ago:
“We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable rights, that among these are Life, Liberty, and the pursuit of Happiness.”
Today we continue a never-ending journey, to bridge the meaning of those words with the realities of our time. For history tells us that while these truths may be self-evident, they have never been self-executing; that while freedom is a gift from God, it must be secured by His people here on Earth. The patriots of 1776 did not fight to replace the tyranny of a king with the privileges of a few or the rule of a mob. They gave to us a Republic, a government of, and by, and for the people, entrusting each generation to keep safe our founding creed.
For more than two hundred years, we have.
Through blood drawn by lash and blood drawn by sword, we learned that no union founded on the principles of liberty and equality could survive half-slave and half-free. We made ourselves anew, and vowed to move forward together.
Together, we determined that a modern economy requires railroads and highways to speed travel and commerce; schools and colleges to train our workers.
Together, we discovered that a free market only thrives when there are rules to ensure competition and fair play.
Together, we resolved that a great nation must care for the vulnerable, and protect its people from life’s worst hazards and misfortune.
Through it all, we have never relinquished our skepticism of central authority, nor have we succumbed to the fiction that all society’s ills can be cured through government alone. Our celebration of initiative and enterprise; our insistence on hard work and personal responsibility, these are constants in our character.
But we have always understood that when times change, so must we; that fidelity to our founding principles requires new responses to new challenges; that preserving our individual freedoms ultimately requires collective action. For the American people can no more meet the demands of today’s world by acting alone than American soldiers could have met the forces of fascism or communism with muskets and militias. No single person can train all the math and science teachers we’ll need to equip our children for the future, or build the roads and networks and research labs that will bring new jobs and businesses to our shores. Now, more than ever, we must do these things together, as one nation, and one people.
This generation of Americans has been tested by crises that steeled our resolve and proved our resilience. A decade of war is now ending. An economic recovery has begun. America’s possibilities are limitless, for we possess all the qualities that this world without boundaries demands: youth and drive; diversity and openness; an endless capacity for risk and a gift for reinvention. My fellow Americans, we are made for this moment, and we will seize it – so long as we seize it together.
For we, the people, understand that our country cannot succeed when a shrinking few do very well and a growing many barely make it. We believe that America’s prosperity must rest upon the broad shoulders of a rising middle class. We know that America thrives when every person can find independence and pride in their work; when the wages of honest labor liberate families from the brink of hardship. We are true to our creed when a little girl born into the bleakest poverty knows that she has the same chance to succeed as anybody else, because she is an American, she is free, and she is equal, not just in the eyes of God but also in our own.
We understand that outworn programs are inadequate to the needs of our time. We must harness new ideas and technology to remake our government, revamp our tax code, reform our schools, and empower our citizens with the skills they need to work harder, learn more, reach higher. But while the means will change, our purpose endures: a nation that rewards the effort and determination of every single American. That is what this moment requires. That is what will give real meaning to our creed.
We, the people, still believe that every citizen deserves a basic measure of security and dignity. We must make the hard choices to reduce the cost of health care and the size of our deficit. But we reject the belief that America must choose between caring for the generation that built this country and investing in the generation that will build its future. For we remember the lessons of our past, when twilight years were spent in poverty, and parents of a child with a disability had nowhere to turn. We do not believe that in this country, freedom is reserved for the lucky, or happiness for the few. We recognize that no matter how responsibly we live our lives, any one of us, at any time, may face a job loss, or a sudden illness, or a home swept away in a terrible storm. The commitments we make to each other – through Medicare, and Medicaid, and Social Security – these things do not sap our initiative; they strengthen us. They do not make us a nation of takers; they free us to take the risks that make this country great.
We, the people, still believe that our obligations as Americans are not just to ourselves, but to all posterity. We will respond to the threat of climate change, knowing that the failure to do so would betray our children and future generations. Some may still deny the overwhelming judgment of science, but none can avoid the devastating impact of raging fires, and crippling drought, and more powerful storms. The path towards sustainable energy sources will be long and sometimes difficult. But America cannot resist this transition; we must lead it. We cannot cede to other nations the technology that will power new jobs and new industries – we must claim its promise. That’s how we will maintain our economic vitality and our national treasure – our forests and waterways; our croplands and snowcapped peaks. That is how we will preserve our planet, commanded to our care by God. That’s what will lend meaning to the creed our fathers once declared.
We, the people, still believe that enduring security and lasting peace do not require perpetual war. Our brave men and women in uniform, tempered by the flames of battle, are unmatched in skill and courage. Our citizens, seared by the memory of those we have lost, know too well the price that is paid for liberty. The knowledge of their sacrifice will keep us forever vigilant against those who would do us harm. But we are also heirs to those who won the peace and not just the war, who turned sworn enemies into the surest of friends, and we must carry those lessons into this time as well.
We will defend our people and uphold our values through strength of arms and rule of law. We will show the courage to try and resolve our differences with other nations peacefully – not because we are naïve about the dangers we face, but because engagement can more durably lift suspicion and fear. America will remain the anchor of strong alliances in every corner of the globe; and we will renew those institutions that extend our capacity to manage crisis abroad, for no one has a greater stake in a peaceful world than its most powerful nation. We will support democracy from Asia to Africa; from the Americas to the Middle East, because our interests and our conscience compel us to act on behalf of those who long for freedom. And we must be a source of hope to the poor, the sick, the marginalized, the victims of prejudice – not out of mere charity, but because peace in our time requires the constant advance of those principles that our common creed describes: tolerance and opportunity; human dignity and justice.
We, the people, declare today that the most evident of truths – that all of us are created equal – is the star that guides us still; just as it guided our forebears through Seneca Falls, and Selma, and Stonewall; just as it guided all those men and women, sung and unsung, who left footprints along this great Mall, to hear a preacher say that we cannot walk alone; to hear a King proclaim that our individual freedom is inextricably bound to the freedom of every soul on Earth.
It is now our generation’s task to carry on what those pioneers began. For our journey is not complete until our wives, our mothers, and daughters can earn a living equal to their efforts. Our journey is not complete until our gay brothers and sisters are treated like anyone else under the law – for if we are truly created equal, then surely the love we commit to one another must be equal as well. Our journey is not complete until no citizen is forced to wait for hours to exercise the right to vote. Our journey is not complete until we find a better way to welcome the striving, hopeful immigrants who still see America as a land of opportunity; until bright young students and engineers are enlisted in our workforce rather than expelled from our country. Our journey is not complete until all our children, from the streets of Detroit to the hills of Appalachia to the quiet lanes of Newtown, know that they are cared for, and cherished, and always safe from harm.
That is our generation’s task – to make these words, these rights, these values – of Life, and Liberty, and the Pursuit of Happiness – real for every American. Being true to our founding documents does not require us to agree on every contour of life; it does not mean we all define liberty in exactly the same way, or follow the same precise path to happiness. Progress does not compel us to settle centuries-long debates about the role of government for all time – but it does require us to act in our time.
For now decisions are upon us, and we cannot afford delay. We cannot mistake absolutism for principle, or substitute spectacle for politics, or treat name-calling as reasoned debate. We must act, we must act knowing that our work will be imperfect. We must act, knowing that today’s victories will be only partial, and that it will be up to those who stand here in four years, and forty years, and four hundred years hence to advance the timeless spirit once conferred to us in a spare Philadelphia hall.
My fellow Americans, the oath I have sworn before you today, like the one recited by others who serve in this Capitol, was an oath to God and country, not party or faction – and we must faithfully execute that pledge during the duration of our service. But the words I spoke today are not so different from the oath that is taken each time a soldier signs up for duty, or an immigrant realizes her dream. My oath is not so different from the pledge we all make to the flag that waves above and that fills our hearts with pride.
They are the words of citizens, and they represent our greatest hope.
You and I, as citizens, have the power to set this country’s course.
You and I, as citizens, have the obligation to shape the debates of our time – not only with the votes we cast, but with the voices we lift in defense of our most ancient values and enduring ideals.
Let each of us now embrace, with solemn duty and awesome joy, what is our lasting birthright. With common effort and common purpose, with passion and dedication, let us answer the call of history, and carry into an uncertain future that precious light of freedom.
Thank you, God Bless you, and may He forever bless these United States of America".

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Análisis del discurso de la Victoria de Obama 2012

Conocer más de 300 discursos del presidente Obama desde su etapa de senador en 2002 cuando realizó una famosa alocución contra la guerra de Iraq permite desentrañar las claves fundamentales del texto que el nuevo presidente electo, Barack Obama ha empleado esta noche en el discurso de la victoria. 

En uno de los primeros párrafos hace alusión al discurso de investidura del 20 de enero de 2009, concretamente a la frase más conocida del texto, basada en la película “En alas de la danza”, de Fred Astaire y Ginger Rogers: “Levantémonos, sacudámonos el polvo y volvamos de nuevo a reconstruir Ameríca”. En este caso Obama ha indicado: “nos hemos levantado y hemos luchado para volver de nuevo”. 

Desde el punto de vista de su estructura es bastante similar al pronunciado el 4 de noviembre de 2008, cuando ganó las elecciones presidenciales por primera vez. Comienza dando las gracias a los ciudadanos, a los que le han votado y han creído en él y a los que no, pero sobre todo a los que han participado en la campaña, bien colaborando como voluntarios o bien a través de su voto, fuese para quien fuese. 

Como en 2008, sus siguientes palabras son para sus oponentes, Mitt Romney y Paul Ryan, alabando su labor en la campaña e indicando su interés en colaborar con ellos. El siguiente agradecimiento es para su vicepresidente, Joe Biden, Barack Obama está contento con su trabajo y se lo demuestra en estas líneas. Uno de los momentos más cariñosos de la noche se produce cuando menciona a Michelle, a quien se refirió como “el amor de mi vida” en 2008 y en este discurso afirma que “no podría ser el hombre que soy sin ella”. Una vez más, declara el amor por su esposa y se muestra orgulloso de que ella se haya convertido en una primera dama muy querida por el pueblo estadounidense. A continuación, al igual que hizo en 2008, Obama agradece a sus hijas, que ya van siendo unas mujercitas, reconoce lo orgulloso que está de ellas, y aprovecha para hacer una broma, indicando que “con un perro es suficiente”, en alusión al comentario que hizo sobre la llegada de este animal a la Casa Blanca en 2009. 

Posteriormente su discurso se separa un tanto del de 2008 para referirse a la dura campaña política que ha tenido lugar, alabando el trabajo de los ciudadanos que ha visto durante este periodo de tiempo. Hace una alusión a los ciudadanos de otros países que están luchando por defender su derecho a votar, a la democracia, sutilmente, sin usar estas palabras. 

Por supuesto, no olvida mencionar a los militares estadounidenses repartidos por el mundo y su labor dirigida a defender la paz. Obama establece también la importancia que otorga a escuchar a todo el mundo, a los que le alaban y a los que le critican, incluyendo una frase muy bonita: “Vosotros me habéis hecho un mejor presidente”. Incluye una alusión velada al trabajo del equipo de los Seal que mató a Bin Laden, sin necesidad de mencionar este hecho, alabando la labor de esos hombres que arriesgaron su vida sabiendo que un compañero velaba por ellos. 

En otro momento menciona, como lo hizo en 2008, a todo tipo de colectivos, indicando que todos son iguales: “negros, blancos, hispanos, asiáticos, americanos nativos, jóvenes o viejos, ricos o pobres, capacitados o discapacitados, homosexuales o heterosexuales”. Finaliza su discurso haciendo uso de una frase que le encumbró en la Convención Nacional Demócrata de 2004: “no somos una colección de estados rojos o estados azules, somos y siempre seremos los Estados Unidos de América”. 

Las Claves de la Oratoria 

De nuevo en este discurso Barack Obama emplea las claves para hablar en público definidas por la Escuela Europea de Oratoria: naturalidad, humildad y corazón, que quedan implícitas en lo que ya se ha descrito del texto. La retórica Al estilo de los grandes discursos de sus predecesores, este texto está repleto de figuras retóricas: repeticiones, metáforas, contraposición de términos… entre otras, que le proporcionan la musicalidad que necesita un buen discurso. 

 Mónica Pérez de las Heras es directora técnica de la Escuela Europea de Oratoria y autora de los libros: “El secreto de Obama”, sobre las claves del éxito del presidente de EEUU para hablar en público; y “Palabra de Primera Dama. Michelle Obama”, una biografía de la esposa del presidente. Ambas publicaciones son de LID Editorial Empresarial.

La Escuela Europea de Oratoria (EEO) es una entidad con sede en Madrid (España) cuyo objetivo es el apoyo a las personas para que mejoren su Comunicación, tanto personal como profesional, especialmente su manera de hablar en público. Para ello cuenta con auténticos profesionales de todas las áreas necesarias como profesores de sus cursos, empleando herramientas de Inteligencia Emocional, Programación Neurolingüística (PNL) y diseño de presentaciones, tanto en español como en inglés. La EEO organiza tanto cursos en abierto para profesionales en general como cursos especializados para empresas o entidades que así lo requieran. 

Próximo curso de Oratoria con Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística: 23 y 24 de noviembre de 2012. ¡Aprende a hablar como Obama! 

martes, 23 de octubre de 2012

Análisis del tercer debate presidencial en EEUU

La política exterior era el tema principal del debate televisado que la pasada noche tuvo lugar en Lynn University (Boca Ratón, Florida), protagonizado de nuevo por el presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney. Durante todo el evento el candidato demócrata ha dominado la escena con su gran experiencia en Política Exterior, tras cuatro años trabajando en la Casa Blanca. Mientras el candidato republicano se mostraba inseguro, incómodo y, en muchas ocasiones, de acuerdo con lo que indicaba el presidente, quien ha liderado el acto de principio a fin. 

Entre los temas tratados: el papel de Estados Unidos en el mundo, la guerra en Afganistán, la relación con Pakistán, los puntos calientes de Israel e Irán, los cambios en el Medio Oriente, las nuevas caras del terrorismo y el incremento del poder de China en el mundo. En todos ellos, el presidente ha explicado cómo y por qué se están desarrollando los temas y qué resultados se están obteniendo, mientras Romney trataba de balbucear respuestas inteligibles. 

El Lenguaje Paraverbal 

Si se compara el uso de la voz que hizo Romney en el primer y el segundo debate con éste se nota que aquí ha perdido mucha fuerza en la voz. No está hablando con seguridad de temas que conoce o cree conocer sino que él mismo está seguro de que pisa un terreno desconocido. Es consciente de que desconoce los temas y que en numerosas ocasiones ha tenido respuestas inconvenientes. Por ejemplo, el propio Obama le ha recordado cómo en una ocasión indicó que el enemigo de Estados Unidos era Rusia; el presidente le ha felicitado por reconocer que haya cambiado su opinión y que ahora considere que Al Qaeda es el verdadero enemigo del país. 

Por su parte, la voz del presidente Obama se ha mostrado con más fuerza aún que en el segundo debate, y por supuesto que en el primero. Ese chorro de voz que el candidato demócrata ha utilizado le ha permitido transmitir “seguridad” y con ello, consigue la “confianza” de las personas que le están viendo.  

El Lenguaje No Verbal 

En esta ocasión los gestos de ambos candidatos estaban restringidos por el tipo de debate elegido. Sentados en una mesa, ambos inclinados hacia adelante en la silla para estar más rectos, han podido hacer menor uso de las manos. En este sentido Obama ha salido beneficiado porque emplea menos las manos que Romney. Por su parte, el candidato republicano está acostumbrado a mover de manera amplia los brazos, gesticulando mucho. Al quitarle esa posibilidad, su capacidad para expresarse se debilita. 

El Lenguaje Verbal 
El mensaje de ambos candidatos no ha sido tan diferente, teniendo en cuenta que en numerosas ocasiones Mitt Romney ha asumido lo que el candidato demócrata explicaba. Barack Obama se ha sentido muy cómodo recordando al republicano todo lo que ha dicho o hecho mal en cuanto a temas internacionales en los últimos años, tanto durante la campaña electoral como en su trabajo como gobernador. Pocas veces éste ha sido capaz de defenderse con solvencia de lo que Obama le estaba acusando. Desde luego, la elección del tema de Política Exterior para este último debate ha sido un acierto para el equipo de Obama puesto que es una de las cuestiones en las que está mucho más preparado que su oponente, y así lo ha demostrado. 

El formato del debate 

En esta ocasión el formato elegido es el de los dos candidatos sentados en una mesa triangular, formando un triángulo con el moderador. Una de las características de la retransmisión televisiva de este debate es que los dos oradores están en pantalla una gran parte del tiempo, es decir, en muchas ocasiones mientras uno habla al otro se le ve escuchando. Esto tiene la desventaja de que tienen controlar su Lenguaje No Verbal continuamente para que no aparezcan poniendo una mala cara en ningún momento. En general, aprovechan para tomar nota y preparar su siguiente intervención. El moderador ha sido Bob Schieffer, de la cadena CBS, un periodista con mucha experiencia en este tipo de eventos que ya moderó hace 4 años el debate de Obama con John McCain.

lunes, 22 de octubre de 2012

¿Qué ocurrirá en el debate presidencial de esta noche?

Esta noche tendrá lugar el tercer debate presidencial en EEUU. "El momento decisivo" según algunos medios de comunicación que, aunque saben que no es cierto, quieren hacernos creer que el triunfador del debate será el nuevo presidente de Estados Unidos. Es el juego de los medios de comunicación que lo que realmente buscan es incrementar sus audiencias y, por tanto, sus inversiones publicitarias. También a los analistas políticos les interesa que la cosa tenga emoción, es la manera de asegurar que su presencia en los medios esté confirmada y que se cuente con ellos para comentar la jugada. 

La realidad es que los debates son un evento más en las campañas electorales estadounidenses y la mayoría de los electores ya tienen claro si van a ir a votar y a quién lo harán. Lo cierto es que, desde el punto de vista de la Oratoria, es un espectáculo digno de verse. 

El formato de esta noche, con ambos sentados frente a frente tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre las ventajas está que ambos candidatos no tienen que estar pendiente del lenguaje no verbal de la parte inferior de su cuerpo, sólo necesitan ser conscientes de su postura, el movimiento de sus manos y, por supuesto, sus gestos. Deberán ser exquisitamente cuidadosos con sus gestos porque este formato permite ver el rostro de ambos candidatos prácticamente todo el tiempo en pantalla, es decir, mientras que uno habla, el otro aparece también en lo que se denomina un "momento de escucha". 

El tema del debate será "política exterior". En principio, este tema debería serle propicio a Barack Obama puesto que conoce más cuál es la situación, los logros conseguidos y las posibilidades de actuación. Sin embargo, no hay que descartar que Romney, habitualmente un poco despistado en estas cuestiones, se haya preparado a fondo. Las cuestiones de las que se hablarán serán: el papel de EEUU en el mundo, la guerra de Afganistán, la relación con Pakistán, los puntos calientes de Israel e Irán, los cambios que se están sucediendo en el Medio Oriente, las nuevas caras del terrorismo, así como el incremento del poder comercial de China en el mundo. 

Mañana realizaremos el análisis del "debate más importante de la campaña" o quizás no tanto. 

miércoles, 17 de octubre de 2012

Análisis del 2º Debate Presidencial de EEUU


Barack Obama vence a Romney usando las 3 claves de la Oratoria El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha conseguido esta noche pasada un gran triunfo sobre el republicano Mitt Romney en el segundo debate televisado de la carrera a la Casa Blanca. 

Según Mónica Pérez de las Heras, directora técnica de la Escuela Europea de Oratoria (EEO) esto ha sido posible en gran medida a que el presidente ha seguido las tres claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón. “En un debate como este, al estilo “town hall”, donde el público pregunta a los candidatos, es fundamental tener una gran capacidad de reacción y contestar cada cuestión con la naturalidad que uno lleva dentro”, indica Pérez de las Heras. Humildad y hablar desde el corazón son las otras dos características que han mostrado a un Barack Obama seguro de sí mismo pero a la vez emocional y cercano a las inquietudes del público estadounidense. 

La gestión de emociones 

Otra de las cualidades que ha demostrado el presidente de EEUU en este debate es su gran capacidad para gestionar de manera adecuada sus emociones. Así, en aquellos momentos en los que Mitt Romney, por ejemplo hablando de empleo, ha dicho algo que para Obama era una mentira, éste ha utilizado una amplia sonrisa para indicar: “Eso no es verdad”, expresando sus argumentos a continuación. La inteligencia emocional de la que está dotado el actual inquilino de la Casa Blanca no le impide saber ser duro con su oponente y atacar cuando es necesario. Hemos visto en el debate a un presidente que muestra a los estadounidenses un futuro muy diferente al de los republicanos. 

El Lenguaje No Verbal 

La manera de emplear sus gestos de Barack Obama y Mitt Romney es muy diferente. Hay tres gestos habituales con las manos que Obama emplea: el de coger una pelota, es decir, la mano un tanto abierta; el de puntualizar con el dedo pulgar e índice unidos, y el de la palma de la mano abierta como si estuviera cortando el aire. Son tres gestos abiertos, que Obama realiza de manera comedida, además del de marcarse a sí mismo con una mano, propio de personas más emocionales. El lenguaje no verbal de Mitt Romney es distinto. Mueve más las manos, haciendo un gesto de apertura de brazos como de acogida, usa la mano como puntero al igual que Obama y hace el gesto de asentimiento con la cabeza de forma constante según habla, buscando ese mismo en las personas que le escuchan. 

La Programación Neurolingüística les define: un kinestésico y un visual 

Según la Programación Neurolingüística (PNL), Obama y Romney pertenecen a dos tipos de personalidades muy diferentes, siendo el primero más Kinestésico y el segundo más Visual. Esto quiere decir que Barack Obama percibe y transmite más la realidad a través del sentido del tacto, más emocional; mientras Romney lo hace más a través de la vista. Esta característica hace que su manera de reaccionar ante lo que les ocurre sea muy diferente. Por ejemplo, el uso de la voz es muy distinto. Romney habla más alto y más rápido que Obama, mientras que éste tiene más capacidad para hablar más despacio y más bajo. En el caso de este debate ambos candidatos han empleado muy bien la voz. 

El Lenguaje Verbal 

No se puede decir que ha sido un debate fácil para ninguno de los dos candidatos. Ambos han salido con la idea de ganar, las fuerzas y las ganas de hacerlo. De ahí que tanto Romney como Obama se hayan quitado en ocasiones la palabra, se hayan interrumpido y hayan tratado de hablar cuando quería hacerlo el otro. Ha sido una buena contienda en la que Obama ha sabido mantener más la calma y la seguridad en sí mismo. Los temas de los que han hablado han sido muy variados: empleo, trabajo, educación, energía, terrorismo, seguridad nacional… en la mayoría de ellos la realidad mostrada por ambos candidatos ha sido muy diferente, lo cual implica que el tipo de Estados Unidos que quieren construir es muy diferente. Esa es seguramente la conclusión que muchos ciudadanos que hayan visto el debate sacarán. 

El formato “town hall” 

Este formato, en el que los candidatos reciben las preguntas del público, propicia ver a los candidatos moverse por el escenario, acercarse al público y estar más cerca uno del otro. Es un esquema de mayor frescura. Por otra parte, tiene la desventaja de que ambos candidatos tienen una mano ocupada con el micrófono de mano, algo que ha debido ser más molesto para Romney –acostumbrado a mover ambos brazos a la vez-. 

El debate de vicepresidentes 

El 11 de octubre fue el turno de los candidatos a la Vicepresidencia Joe Biden y Paul Ryan. En esta ocasión el demócrata tenía claro que necesitaba ganar a Ryan para mejorar el resultado de Obama en su primer debate. Así, Joe Biden se mostró bastante agresivo desde el primer momento, mostrando su gran experiencia en Washington. Ryan, no obstante, sin llegar a la brillantez de Biden, se defendió bastante bien. Los analistas dieron como ganador al demócrata, equilibrando así de nuevo las encuestas. 

El primer debate presidencial 

El pasado 3 de octubre tuvo lugar el primer debate presidencial en el que, según todos los sondeos de los analistas políticos, Mitt Romney fue el claro vencedor. Según la directora técnica de la Escuela Europea de Oratoria, Barack Obama se presentó con lo que en Programación Neurolingüística (PNL) se denomina un “estado interior” bajo: cabizbajo, echado hacia adelante, sin fuerza ni energía. “No parecía él, su postura no era la correcta que suele emplear en el atril, y ni siquiera su voz estaba bien”. La especialista considera que algo ocurría en su interior: “o estaba enfermo o no se encontraba bien anímicamente”. Frente al estado de Obama, Romney apareció con fuerza, con ganas, siendo simpático, explicando muy bien los puntos que quería. Eso le dio el triunfo en el debate.

jueves, 4 de octubre de 2012

Análisis del debate Obama - Romney ¿Qué le pasó a Obama?


Ayer tuvo lugar en Denver el primer debate de la carrera a la presidencia de la Casa Blanca. Mitt Romney y Barack Obama se enfrentaron en un cara a cara situados de pie, en atril, respondiendo a las preguntas del moderador. Muchos analistas coinciden en que Romney ganó el debate superando a Obama y se preguntan... ¿qué le pasó a Obama? Tras seguir la trayectoria de Barack Obama desde 2007 puedo explicar algunas cosas que nos pueden hacer comprender mejor qué es lo que le ocurrió durante el debate: 

* en primer lugar, Barack Obama no es especialmente bueno en los debates, aunque sea un gran orador. 

* en segundo, Mitt Romney venía de haber hecho 27 debates en el último año y medio, enfrentándose a sus competidores por la nominación republicana. 

Pero la causa principal del Obama que vimos ayer: cabizbajo, sin fuerza, sin energía, a mi modo de ver, fue su estado interior. Creo que anímicamente no se encontraba bien, y eso influyó en su postura, en el tono de su voz, en su mirada baja tomando notas, etc... La Programación Neurolingüística (PNL) nos explica cómo es fundamental encontrarte bien anímicamente para dar una respuesta adecuada. 

Frente al estado de Obama, Romney apareció con fuerza, con ganas, siendo simpático, explicando muy bien los puntos que quería... 

Como dice Lorenzo Milá, el corresponsal de TVE en Washington, desde el principio a los medios de comunicación de EEUU les interesaba que Romney relanzara de nuevo su candidatura en este "duelo" porque así conseguirían más audiencia. Pues bien, el objetivo está cumplido y tendremos que esperar al segundo debate para saber si Barack Obama, reacciona. Por mi parte confío en que así sea. 

lunes, 1 de octubre de 2012

Comienzan los debates presidenciales en EEUU

El próximo miércoles 3 de octubre tendrá lugar el primer debate entre Barack Obama y Mitt Romney. Será el primero de los tres debates televisivos que se desarrollarán durante la campaña electoral estadounidense. Los siguientes serán los días 11 y 16 de octubre. 

Pero... ¿cómo fueron los debates de la anterior campaña electoral, cuando Obama se enfrentaba al republicano John McCain? Aquí los tienes, comentados por mí. 

1er. Debate presidencial (Obama - McCain)

 
Tuvo lugar en la Universidad de Mississippi, el 26 de septiembre de 2008. La fórmula elegida era de pie, en el atril, los dos senadores enfrentados, y en medio, sentado a una mesa, el moderador. En este caso era Jim Lehrer, periodista de la cadena de televisión PBS. Las condiciones del debate eran: duración 1 hora y 30 minutos; tema: política exterior y seguridad nacional; reparto de los tiempos: dos minutos por respuesta y cinco minutos de debate entre los candidatos para cada pregunta. El debate es una fórmula que obliga al orador a ser muy espontáneo puesto que no puede llevar nada para leer –no hay posibilidad de telepronter-; por ello, lo que se debe hacer es tener los temas muy claros y tratar de ajustar la pregunta que le hagan a la respuesta prevista. En muchas ocasiones lo que se hace es preparar estas intervenciones ensayándolas previamente, incluidas las preguntas que pueden surgir. La idea es que el orador esté dispuesto a contestar rápido y sin titubeos ante cualquier cuestión que le surja. Por otro lado, además el participante debe ir preparado para lo que vaya a decir el contrario, por lo que deberá conocer sus posibles, respuestas, incluso sus potenciales acusaciones para tratar de rebatirlas lo mejor posible. El debate con atril tiene unas características específicas que el orador debe conocer de antemano. En primer lugar, el atril le obligará a no moverse, tiene que estar anclado en el sitio durante el tiempo que dure el acto. La distancia para hablar por el micrófono debe ser la adecuada para que no se lo oiga ni más ni menos que a su oponente. Una de las ventajas de este sistema es que se pueden emplear las dos manos en el lenguaje no verbal, lo cual permite más expresividad que con el micrófono en la mano. En el primer debate de Obama con McCain, el actual presidente de EEUU comenzó muy bien, realizando los agradecimientos oportunos, para después dirigirse a la cámara directamente. Él era consciente de que el debate no era para la gente que estaba en el estudio, sino para los telespectadores que son los votantes a los que se debe convencer. El senador de Illinois estuvo correcto, utilizando muy bien su lenguaje no verbal, debatiendo con elegancia y cordialidad. La anécdota respecto al lenguaje no verbal en este primer debate fue que los dos contertulios no hablaban mirándose a la cara. Jim Lehrer, el moderador, les indicó en varias ocasiones que lo hicieran, pero la mayor parte del tiempo los senadores se dirigían al periodista; poco a poco, consiguió que echaran algún vistazo al otro, pero se nota que les costaba. Una de las cuestiones que habitualmente se pacta son los “momentos de escucha”. Tanto McCain como Obama fueron muy cuidadosos con ese tema y era habitual que cuando esperaban estuvieran escribiendo. Curiosamente, ambos con la mano izquierda puesto que el republicano también es zurdo. En esta ocasión, Obama habló mirando a cámara tanto al principio como al final, en sus primeros minutos y en los últimos, incorporando así a los telespectadores a los que se estaba dirigiendo. Una curiosidad que no pertenece al LNV pero sí a este debate es que en él Obama se refirió a España. Días antes, McCain había hecho unas declaraciones confusas, en las que, ante la pregunta de una periodista sobre su posible reunión con José Luís Rodríguez Zapatero de España, el senador republicano hacía continua referencia a Latinoamérica. Esto llevó a algunos medios de comunicación a dos conclusiones: por un lado, que McCain no tenía claro que España pertenecía a Europa; y por otro, que el republicano no era partidario de encontrarse con el presidente español si llegaba a la Casa Blanca. Ante esta circunstancia, el senador demócrata indicó que era absurda la postura del republicano puesto que España era un país de la OTAN y, por tanto, un aliado, y que si él gobernaba tendría en cuenta a todos los aliados. Al terminar, las esposas de los candidatos salieron a felicitar a sus maridos y saludar al público asistente. 

2º. Debate presidencial (Obama - McCain)

 


Tuvo lugar el 7 de octubre de 2008 en la Universidad de Belmont, en Tennesse. El moderador era Tom Brokaw, de la cadena de televisión NBC. Condiciones: tiempo 1 hora y 30 minutos; todo tipo de temas; dos minutos de respuesta a cada pregunta y un minuto de discusión por cada una. En esta ocasión el formato era completamente diferente; lo que los americanos llaman “town hall”, es decir, de ayuntamiento. En el escenario había dos sillas altas, estilo taburete y mesas pequeñas de la misma altura para los dos candidatos. A su alrededor, sentados en gradas, ochenta ciudadanos cuya función era preguntar a los oradores. Sentado enfrente, con una mesa, el moderador. Las personas presentes en la sala habían presentado sus cuestiones por escrito y el moderador había seleccionado algunas de ellas, tanto de público del estudio como otras enviadas por correo electrónico. Por supuesto, los candidatos desconocen las preguntas. Se sortea quién de los dos comienza.  

Una de las ventajas y a la vez inconveniente de este tipo de debates es que los oradores están dotados, por un lado, de más libertad para moverse por el escenario, con el micrófono en la mano. El inconveniente de esta situación es que tienen que estar pendientes de no dar la espalda a las mismas personas durante mucho tiempo. Otra de las desventajas es que, al tener el micro de mano sujeto, no pueden gesticular igual.

En esta ocasión, Obama lo hizo muy bien; cuando la persona del público hablaba, él se dirigía hacia donde estaba, y le llamaba por su nombre, antes de empezar a contestar a su pregunta. Se cambiaba el micro de una a otra mano según el gesto que fuera a hacer, de manera que gesticuló con cierta naturalidad. En algunas ocasiones, al mencionar al senador republicano le señaló directamente con el brazo.
Como el tiempo estaba escrupulosamente medido, el senador demócrata habló más rápido de lo habitual para que le diera tiempo suficiente a decir todo lo que quería, por supuesto.
El actual presidente de Estados Unidos conservó la calma incluso cuando el senador McCain tergiversó sus palabras en un momento dado. El republicano dijo que su oponente había comentado que iba a atacar Pakistán. En ese momento la expresión de Obama fue una gran sonrisa que decía algo así como: “ya están modificando mis palabras”. Cuando terminó su intervención, el senador demócrata pidió la posibilidad de réplica, a la que el moderador se prestó ante la insistencia del actual inquilino de la Casa Blanca de dejar claro ese punto. Así pudo especificar que nunca había dicho que iba a atacar a Pakistán.
Al terminar el debate ambos oradores saludaron al público, uno por uno, mientras sus esposas hacían lo mismo.

3er. Debate presidencial (Obama - McCain)



Se celebró el 15 de octubre de 2008 en la Universidad de Hofstra en el estado de Nueva York. El moderador fue Bob Schieffer, de la cadena de televisión CBS. Condiciones establecidas para este debate: el tiempo destinado era 1 hora y 30 minutos; el tema: economía y política nacional; reparto de los tiempos: dos minutos de respuesta para cada pregunta, cinco minutos de discusión entre ambos candidatos y dos minutos cada uno para finalizar.

El formato elegido en esta ocasión era el de los dos candidatos sentados en una mesa triangular, frente a frente y con el moderador sentado en otro lado de la mesa. Una de las características de la retransmisión televisiva de este debate fue que los dos oradores estaban en pantalla prácticamente todo el tiempo, es decir, mientras uno hablaba al otro se le veía escuchando. Esto tiene la desventaja de que tienen controlar su LNV continuamente para que no aparezcan poniendo una mala cara en ningún momento. En general,  aprovechaban para tomar nota y preparar su siguiente intervención. 

En varias ocasiones el senador demócrata asentía con la cabeza cuandoJohn McCain hablaba; en otras, decía que no con ella; en algunas, interrumpió al republicano para contestar, apuntaba cuestiones que su oponente iba diciendo, o hacía alguna indicación al moderador de que quería hablar.

La anécdota del debate fue la continua presencia en él del personaje “Joe el Fontanero”, un individuo que entró en la campaña electoral al encontrarse con Obama en una visita a Ohio y que el partido republicano empleó para criticar al demócrata. Esta historia se contará más extensamente en el capítulo de los discursos.

Este encuentro, quizás por ser el último y porque se celebraba a escasos días de las elecciones, fue el más duro entre los dos candidatos. Debatieron más que nunca. Como en otras ocasiones, los minutos finales los aprovecharon  mirando a cámara, dirigiéndose directamente a los telespectadores para hacer sus intervenciones finales solicitando el voto. 

viernes, 7 de septiembre de 2012

Análisis del discurso del presidente Barack Obama en la Convención Nacional Demócrata



Análisis del discurso del presidente:

Vamos a diseccionar este discurso desde el punto de vista del lenguaje verbal, no verbal y paraverbal.

Lenguaje verbal: es un discurso de un presidente, no de un candidato. No es un discurso emocional, ese ya lo hizo Michelle hace unos días. Es el discurso de un presidente sincero que dice las cosas cómo las siente.

Se permite algunas bromas cuando pregunta a la gente que si están hartos de la campaña y de oírle decir: "apruebo este mensaje" en los anuncios de TV, él también lo está.

También hace una broma con los republicanos estableciendo que ellos parecen tener recetas para todo, tocar los impuestos y punto.

Y bromea con la idea de Romney de que el enemigo público de EEUU es Rusia y no Al Qaeda.

Obama hace una diferencia muy grande entre los dos tipo de América que quieren ellos y los republicanos. Defiende el uso de las energías renovables y el independizarse del petróleo extranjero. También habla de la importancia de luchar contra el cambio climático.

Obama se postula como alguien que sabe lo que es ser presidente y utiliza una frase de Abraham Lincoln para indicar que sabe que a veces uno se arrodilla porque no sabe lo que hacer.

Habla de sus logros: finalizar la guerra de Irak, marcharse de Afganistán para 2014.

Una de las curiosidades es que hace un pequeño homenaje a Steve Jobs mencionándole en su discurso.

"Nunca dije que este viaje iba a ser fácil", indica en un momento dado.

En cuanto a su lenguaje paraverbal, Barack Obama sabe emplear muy bien la voz y utilizar las líneas de aplausos.

En cuanto a su lenguaje no verbal se le ve sonriente, con fuerza, moviendo las manos para apoyarse.

En resumen, Barak Obama utiliza genial las tres claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón.

martes, 4 de septiembre de 2012

Análisis del discurso de Michelle Obama en la CND de ayer



"Ser presidente no cambia quién eres, revela quién eres" ha dicho Michelle Obama de su marido.

Michelle Obama brilló ayer en su discurso en la Convención Nacional Demócrata de Charlotte. Era una de las ponentes más esperadas puesto que en los últimos 4 años la Primera Dama se ha convertido en el personaje político más popular de Estados Unidos.

Michelle realizó un discurso muy emotivo, hablando sobre su marido y sobre los logros que se han conseguido en estos años. Hizo muchos guiños a diferentes temas como la ley promulgada para que las mujeres cobren el mismo salario que los hombres, las ayudas a los militares y sus familias así como la puesta en marcha de la ley que defiende a los homosexuales en el ejército.

Aprovechó la ocasión para contar como tanto su familia como la de Obama son de origen sencillo. Habló de su padre y los valores que enseñó tanto a su hermano Craig como a ella, levantándose cada día para ir a trabajar a pesar de estar aquejado de esclerosis múltiple. También habló de cómo era Obama cuando ella le conoció -recordó el agujero que este tenía en el coche con el que iba a buscarla y a través del cual se veía la calle- y cómo sigue siendo ese mismo hombre.

Comentó que su primera preocupación al llegar a la Casa Blanca eran sus hijas, Malia de 14 años y Sasha de 11 y cómo ahora está tranquila porque ese mundo no las ha afectado.

Una de las cuestiones que Michelle Obama ha recalcado al principio es lo orgullosa que se sentía de ser americana y de vivir en América, poniendo ejemplos de personas que han sabido sobrevivir en circunstancias complicadas.

Sabe incluir Michelle en los discursos muy bien el sentido del humor. Hablando de cómo era su vida en Chicago antes de llegar a la Casa Blanca ella habla de que los sábados había fútbol y los domingos comida en casa de la abuela y una vez a la semana los Obama salían solos, al cine o a cenar, porque el cansancio de una madre no daba para las dos cosas.

Michelle no ha mencionado a Mitt Romney o a su esposa en su discurso. Ha explicado los orígenes de su familia, partiendo de cero, y los valores que sus padres les
han inculcado. Una vez más Michelle indica que su trabajo más importante al final del día es ser "Madre en Jefe".

Acompañando a Michelle estaban su hermano Craig con su mujer y su cuñada Maya. Obama y las niñas vieron la intervención de Michelle desde casa.

Además de su lenguaje verbal, un texto leído desde el telepronter, Michelle emplea muy bien su lenguaje no verbal y, sobre todo, su voz. Una voz kinestésica, muy emocional que llega muy bien a la gente. De hecho, durante todo el discurso muchas personas estaban emocionadas, llorando.

Un gran discurso.