martes, 23 de octubre de 2012

Análisis del tercer debate presidencial en EEUU

La política exterior era el tema principal del debate televisado que la pasada noche tuvo lugar en Lynn University (Boca Ratón, Florida), protagonizado de nuevo por el presidente Barack Obama y el candidato republicano Mitt Romney. Durante todo el evento el candidato demócrata ha dominado la escena con su gran experiencia en Política Exterior, tras cuatro años trabajando en la Casa Blanca. Mientras el candidato republicano se mostraba inseguro, incómodo y, en muchas ocasiones, de acuerdo con lo que indicaba el presidente, quien ha liderado el acto de principio a fin. 

Entre los temas tratados: el papel de Estados Unidos en el mundo, la guerra en Afganistán, la relación con Pakistán, los puntos calientes de Israel e Irán, los cambios en el Medio Oriente, las nuevas caras del terrorismo y el incremento del poder de China en el mundo. En todos ellos, el presidente ha explicado cómo y por qué se están desarrollando los temas y qué resultados se están obteniendo, mientras Romney trataba de balbucear respuestas inteligibles. 

El Lenguaje Paraverbal 

Si se compara el uso de la voz que hizo Romney en el primer y el segundo debate con éste se nota que aquí ha perdido mucha fuerza en la voz. No está hablando con seguridad de temas que conoce o cree conocer sino que él mismo está seguro de que pisa un terreno desconocido. Es consciente de que desconoce los temas y que en numerosas ocasiones ha tenido respuestas inconvenientes. Por ejemplo, el propio Obama le ha recordado cómo en una ocasión indicó que el enemigo de Estados Unidos era Rusia; el presidente le ha felicitado por reconocer que haya cambiado su opinión y que ahora considere que Al Qaeda es el verdadero enemigo del país. 

Por su parte, la voz del presidente Obama se ha mostrado con más fuerza aún que en el segundo debate, y por supuesto que en el primero. Ese chorro de voz que el candidato demócrata ha utilizado le ha permitido transmitir “seguridad” y con ello, consigue la “confianza” de las personas que le están viendo.  

El Lenguaje No Verbal 

En esta ocasión los gestos de ambos candidatos estaban restringidos por el tipo de debate elegido. Sentados en una mesa, ambos inclinados hacia adelante en la silla para estar más rectos, han podido hacer menor uso de las manos. En este sentido Obama ha salido beneficiado porque emplea menos las manos que Romney. Por su parte, el candidato republicano está acostumbrado a mover de manera amplia los brazos, gesticulando mucho. Al quitarle esa posibilidad, su capacidad para expresarse se debilita. 

El Lenguaje Verbal 
El mensaje de ambos candidatos no ha sido tan diferente, teniendo en cuenta que en numerosas ocasiones Mitt Romney ha asumido lo que el candidato demócrata explicaba. Barack Obama se ha sentido muy cómodo recordando al republicano todo lo que ha dicho o hecho mal en cuanto a temas internacionales en los últimos años, tanto durante la campaña electoral como en su trabajo como gobernador. Pocas veces éste ha sido capaz de defenderse con solvencia de lo que Obama le estaba acusando. Desde luego, la elección del tema de Política Exterior para este último debate ha sido un acierto para el equipo de Obama puesto que es una de las cuestiones en las que está mucho más preparado que su oponente, y así lo ha demostrado. 

El formato del debate 

En esta ocasión el formato elegido es el de los dos candidatos sentados en una mesa triangular, formando un triángulo con el moderador. Una de las características de la retransmisión televisiva de este debate es que los dos oradores están en pantalla una gran parte del tiempo, es decir, en muchas ocasiones mientras uno habla al otro se le ve escuchando. Esto tiene la desventaja de que tienen controlar su Lenguaje No Verbal continuamente para que no aparezcan poniendo una mala cara en ningún momento. En general, aprovechan para tomar nota y preparar su siguiente intervención. El moderador ha sido Bob Schieffer, de la cadena CBS, un periodista con mucha experiencia en este tipo de eventos que ya moderó hace 4 años el debate de Obama con John McCain.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada