miércoles, 17 de octubre de 2012

Análisis del 2º Debate Presidencial de EEUU


Barack Obama vence a Romney usando las 3 claves de la Oratoria El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha conseguido esta noche pasada un gran triunfo sobre el republicano Mitt Romney en el segundo debate televisado de la carrera a la Casa Blanca. 

Según Mónica Pérez de las Heras, directora técnica de la Escuela Europea de Oratoria (EEO) esto ha sido posible en gran medida a que el presidente ha seguido las tres claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón. “En un debate como este, al estilo “town hall”, donde el público pregunta a los candidatos, es fundamental tener una gran capacidad de reacción y contestar cada cuestión con la naturalidad que uno lleva dentro”, indica Pérez de las Heras. Humildad y hablar desde el corazón son las otras dos características que han mostrado a un Barack Obama seguro de sí mismo pero a la vez emocional y cercano a las inquietudes del público estadounidense. 

La gestión de emociones 

Otra de las cualidades que ha demostrado el presidente de EEUU en este debate es su gran capacidad para gestionar de manera adecuada sus emociones. Así, en aquellos momentos en los que Mitt Romney, por ejemplo hablando de empleo, ha dicho algo que para Obama era una mentira, éste ha utilizado una amplia sonrisa para indicar: “Eso no es verdad”, expresando sus argumentos a continuación. La inteligencia emocional de la que está dotado el actual inquilino de la Casa Blanca no le impide saber ser duro con su oponente y atacar cuando es necesario. Hemos visto en el debate a un presidente que muestra a los estadounidenses un futuro muy diferente al de los republicanos. 

El Lenguaje No Verbal 

La manera de emplear sus gestos de Barack Obama y Mitt Romney es muy diferente. Hay tres gestos habituales con las manos que Obama emplea: el de coger una pelota, es decir, la mano un tanto abierta; el de puntualizar con el dedo pulgar e índice unidos, y el de la palma de la mano abierta como si estuviera cortando el aire. Son tres gestos abiertos, que Obama realiza de manera comedida, además del de marcarse a sí mismo con una mano, propio de personas más emocionales. El lenguaje no verbal de Mitt Romney es distinto. Mueve más las manos, haciendo un gesto de apertura de brazos como de acogida, usa la mano como puntero al igual que Obama y hace el gesto de asentimiento con la cabeza de forma constante según habla, buscando ese mismo en las personas que le escuchan. 

La Programación Neurolingüística les define: un kinestésico y un visual 

Según la Programación Neurolingüística (PNL), Obama y Romney pertenecen a dos tipos de personalidades muy diferentes, siendo el primero más Kinestésico y el segundo más Visual. Esto quiere decir que Barack Obama percibe y transmite más la realidad a través del sentido del tacto, más emocional; mientras Romney lo hace más a través de la vista. Esta característica hace que su manera de reaccionar ante lo que les ocurre sea muy diferente. Por ejemplo, el uso de la voz es muy distinto. Romney habla más alto y más rápido que Obama, mientras que éste tiene más capacidad para hablar más despacio y más bajo. En el caso de este debate ambos candidatos han empleado muy bien la voz. 

El Lenguaje Verbal 

No se puede decir que ha sido un debate fácil para ninguno de los dos candidatos. Ambos han salido con la idea de ganar, las fuerzas y las ganas de hacerlo. De ahí que tanto Romney como Obama se hayan quitado en ocasiones la palabra, se hayan interrumpido y hayan tratado de hablar cuando quería hacerlo el otro. Ha sido una buena contienda en la que Obama ha sabido mantener más la calma y la seguridad en sí mismo. Los temas de los que han hablado han sido muy variados: empleo, trabajo, educación, energía, terrorismo, seguridad nacional… en la mayoría de ellos la realidad mostrada por ambos candidatos ha sido muy diferente, lo cual implica que el tipo de Estados Unidos que quieren construir es muy diferente. Esa es seguramente la conclusión que muchos ciudadanos que hayan visto el debate sacarán. 

El formato “town hall” 

Este formato, en el que los candidatos reciben las preguntas del público, propicia ver a los candidatos moverse por el escenario, acercarse al público y estar más cerca uno del otro. Es un esquema de mayor frescura. Por otra parte, tiene la desventaja de que ambos candidatos tienen una mano ocupada con el micrófono de mano, algo que ha debido ser más molesto para Romney –acostumbrado a mover ambos brazos a la vez-. 

El debate de vicepresidentes 

El 11 de octubre fue el turno de los candidatos a la Vicepresidencia Joe Biden y Paul Ryan. En esta ocasión el demócrata tenía claro que necesitaba ganar a Ryan para mejorar el resultado de Obama en su primer debate. Así, Joe Biden se mostró bastante agresivo desde el primer momento, mostrando su gran experiencia en Washington. Ryan, no obstante, sin llegar a la brillantez de Biden, se defendió bastante bien. Los analistas dieron como ganador al demócrata, equilibrando así de nuevo las encuestas. 

El primer debate presidencial 

El pasado 3 de octubre tuvo lugar el primer debate presidencial en el que, según todos los sondeos de los analistas políticos, Mitt Romney fue el claro vencedor. Según la directora técnica de la Escuela Europea de Oratoria, Barack Obama se presentó con lo que en Programación Neurolingüística (PNL) se denomina un “estado interior” bajo: cabizbajo, echado hacia adelante, sin fuerza ni energía. “No parecía él, su postura no era la correcta que suele emplear en el atril, y ni siquiera su voz estaba bien”. La especialista considera que algo ocurría en su interior: “o estaba enfermo o no se encontraba bien anímicamente”. Frente al estado de Obama, Romney apareció con fuerza, con ganas, siendo simpático, explicando muy bien los puntos que quería. Eso le dio el triunfo en el debate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada