viernes, 3 de abril de 2009

Los Obama en el G-20 en Londres

Rueda de prensa internacional de Barack Obama tras la reunión


Barack Obama se muestra satisfecho en la rueda de prensa posterior a la Cumbre del G-20. Realiza su discurso leído, sin telepronter.



La Cumbre del G20 ha sido todo un éxito, y parte de ello es debido a la manera de ser del presidente de Estados Unidos. Frente a la postura franco-alemana, Obama supo encontrar, como es habitual en él, un punto medio de consenso para que todo el mundo gane (win-win). Incluso medió entre el Presidente francés, Sarcozy y el Primer Ministro chino en una discusión que ambos tuvieron. Obama tomó aparte a uno por cada lado y después les reunió, solventando sus diferencias. El G20 ha sido todo un ejemplo de liderazgo mundial por parte de Barack Hussein Obama.

La Primera Dama causa estragos en Londres

Michelle Obama ha llamado también la atención del público mundial en la Cumbre del G20, sobre todo por lo que la caracteriza: su empatía con la gente y su naturalidad. De hecho, ha sido muy nombrado el encuentro con la Reina Isabel II de Inglaterra, a quien le pasó el brazo por la espalda. Según los medios de comunicación británicos la Reina se lo tomó muy bien, como una muestra de cariño y no como una falta de protocolo. Los Obama son así, tan naturales y empáticos que se lo contagian a cualquier persona que esté a su lado.



Las lágrimas de la Primera Dama
Visitando un colegio de niñas procedentes de minorías étnicas en Londres, Michelle Obama se emociona al dirigirse a ellas y casi se le escapan las lágrimas. Un ejemplo de emotividad que demuestra que no importa mostrar las emociones en público.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada