viernes, 5 de junio de 2009

Discurso de Obama en El Cairo



Si desea leer el discurso completo en español, el diario El País lo ha puesto a disposición de los lectores. También la Casa Blanca está traduciendo el discuro en distintas lenguas. De hecho ya está disponible en: árabe, chino, francés, hindi, indonesio, pashto, persa, punjabí, ruso, turco y urdú; y se está traduciendo al darí, el hebreo y el malayo entre otros.

Este discurso de Barack Hussein Obama es realmente impresionante y quedará para la Historia. Es uno de los discursos más largos de su carrera, casi una hora de duración. En él ha tratado temas muy importantes para el mundo musulmán, dividiéndolo en partes: la violencia extremista, la situación entre palestinos e israelíes, las armas nucleares, la libertad religiosa, los derechos de la mujer, y el desarrollo económico. Hace una constante referencia a la importancia de apostar por todas las religiones a la vez y, como suele hacer, tratar de buscar los puntos que unen más que los que separan.

En varias ocasiones se refiere a su pasado para hablar de su relación personal con el mundo musulmán al que respeta profundamente. De hecho está orgulloso de llamarse Hussein de segundo, como su padre. Al final del discurso incluye unas palabras del Corán, el Talmud judío y la Biblia, palabras todas ellas que hablan de paz.

Es un discurso con poca retórica. Lo importante en él es el contenido. En cuanto a sus gestos, es de destacar su continuo gesto de llevarse las manos al pecho cuando habla de él, de EEUU, etc.

En definitiva, un increíble discurso conciliador. La frase que más me ha gustado es la siguiente: "Hay una regla común que está en el corazón de todas las religiones: uno debe comportarse con los demás como quisiéramos que los demás se comportaran con nosotros".

Es impresionante contemplar a un político hablando así. Aunque a aquellos que vamos conociendo a Barack Obama no nos extraña. Como dijo George Bush cuando Obama llegó a la Casa Blanca: "Hoy es un día grande y un hombre bueno ha hecho el juramento".

Por cierto, para los más observadores: llevaba la corbata de mi libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada