viernes, 25 de diciembre de 2009

Análisis del Mensaje a la nación 24 -10- 09 con Michelle



Es la primera vez que el Mensaje a la nación de Obama aparece Michelle, su esposa, a su lado. Con mucho sentido del humor el presidente indica que quieren felicitar las fiestas en nombre de Michelle y él, las niñas, Malia y Sasha y Bo, el perro. Michelle comenta como en la habitáción azul de la Casa Blanca hay un enorme árbol de Navidad con bolas decoradas por niños de todo el país, una manera de compartir las mismas tradiciones. El presidente explica que, aunque son momentos duros para muchos ciudadanos, hay muchas cosas que celebrar, el espíritu de la paz, de la hermandad que sigue vivo. No olvida a los hombres y mujeres militares que están lejos de sus familias. "Michelle y yo estamos conmovidos por vuestra determinación" les dice. Michelle recuerda que una de sus tareas como Primera Dama es estar con las familias de los militares en cualquier rincón del país. "He conocido a mujeres que hacen la labor de los dos, tratando de cuidar y educar a sus hijos escondiendo sus propios miedos y preocupaciones, mientras los niños preguntan cuándo mamá o papá van a volver a casa". Michelle invita al voluntariado, a participar, a colaborar ayudando a los demás. "Cada americano puede hacer algo para apoyar a nuestras tropas". Michelle concluye diciendo: "Para todos los americanos, de nuestra familia a la vuestra: "Feliz navidad"".

Un análisis del vídeo nos rebela una serie de claves interesantes: La escenografía está muy cuidada, ambos van vestidos con color rojo, igual que el árbol de Navidad de detras y además porque ese es el color más clásico de estas fechas. Ambos están sentados muy juntos, muy próximos, en un primer momento, ambos tienen las manos entrelazadas por separado, en cuanto el presidente menciona a Michelle, pone su mano izquierda encima de su pierna. Michelle suelta una risita contenida cuando Barack menciona a Bo, el perro. En un momento dado, la mano izquierda del presidente ya está también junto a la mano izquierda de Michelle, encima de la rodilla de ésta. Pronto, la mano derecha de Michelle también está junto a la de Barack, reunidas pues tres manos en una rodilla. ¡Todo un símbolo de afecto!

Este vídeo nos demuestra también lo buen oradores que son los dos, pero sobre todo, la capacidad de transmitir emociones que tiene Michelle, mucho mayor que su marido. La última frase de Michelle es pronunciada lentamente para que el mensaje llegue mejor a los corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada